Estados Unidos, al borde de un nuevo cierre de la Administración federal

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La Administración Pública de EEUU podría volver a cerrar el viernes. La clave: 16.500 camas en los centros de detención de inmigrantes. El Partido Demócrata, que tiene mayoría en la Cámara de Representantes y minoría de bloqueo en el Senado quiere ése sea el máximo de camas que estén bajo el control de las autoridades de inmigración de EEUU, y lo pone como condición inexcusable antes de empezar a negociar cualquier aumento en la dotación presupuestaria de la lucha contra la inmigración ilegal.

Los demócratas afirman que, así, las autoridades tendrán que centrarse en detener y expulsar a indocumentados problemáticos, con antecedentes delictivos, o que planteen problemas de seguridad, y no podrán llevar a cabo las detenciones masivas que están realizando en la actualidad. El problema es que EEUU tiene en la actualidad 34.000 camas, y el Gobierno de Donald Trump ha solicitado al Congreso 798 millones de dólares (707 millones de euros) para ampliar el sistema en un 53%, hasta las 52.000.

Así que el domingo, contra todo pronóstico, las negociaciones entre los congresistas demócratas y republicanos se rompieron. En medio del bloqueo político, Trump viajó anoche a la ciudad de El Paso, en Texas, junto a la frontera con México, para dar un mitin en defensa su política contra la inmigración ilegal.

La elección de El Paso por Trump es controvertida. El presidente declaró en el Discurso sobre el Estado de la Unión, la semana pasada, que la tasa de delincuencia en esa ciudad se desplomó tras la construcción de un muro que separa los dos países, lo cual es mentira. La delincuencia en El Paso ha sido tradicionalmente muy baja. En conjunto, 26 de los 27 condados de EEUU que hacen frontera con México tienen una tasa de criminalidad menor que la media de territorios con una población similar.

Trump, además, ha invertido mucho capital político en el muro de la frontera. En el discurso del martes pasado afirmó taxativamente: “Yo construiré el muro”, pese a lo que se está discutiendo no es, en realidad, eso. De hecho, Trump solo quiere dinero para poner barras de acero reforzado en 165 kilómetros. Considerando que la frontera entre los dos países es de 3.145 kilómetros, eso solo significa el 0,5% de todo lo ‘amurallable’.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.