El fracaso negociador de Theresa May en la frontera irlandesa, al descubierto

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El Parlamento británico estalló en un fuego de acusaciones cruzadas a la luz del informe legal sobre el acuerdo del Brexit, que reconoce que Reino Unido puede quedar atrapado “indefinidamente” en la unión aduanera si se activa la controvertida ”salvaguarda” o ”backstop” (para evitar la vuelta a la frontera dura entre las dos Irlandas). El texto, publicado horas después de que el Parlamento acusara al Gobierno de ”desacato”, dejó en evidencia a la ‘premier’ Theresa May, en plena cuenta atrás para la votación del 11 de diciembre.

El portavoz del Partido Nacional Escocés en Westminster, Ian Blackford, culpó directamente a May de ”engañar al Parlamento” sobre la implicación real de la ”salvaguarda” y sobre el fiasco de su estrategia negociadora. ”Es hora de que la ‘premier’ asuma la responsabilidad de ocultar los datos sobre su acuerdo del Brexit a los miembros de esta Cámara y a la gente”, dijo Blackford en una acalorada intervención en el Parlamento.

Tras los nacionalistas escoceses, los unionistas norirlandeses pasaron a la carga por boca de su número dos, Nigel Dodds, que condenó el acuerdo como ”totalmente inaceptable y económicamente loco”. ”El informe legal deja clara la dura realidad del backstop y demuestra que la primera ministra no ha respetado su compromiso de evitar que se levanten barreras comerciales dentro de Reino Unido”, aseguró el portavoz parlamentario del Partido Democrático Unionista (DUP), que ha amenazado con votar contra el acuerdo y romper el pacto que garantizaba hasta ahora la mayoría absoluta a May.

Para la oposición laborista, el controvertido informe saca a la luz ”la debilidad de la posición negociador” de May ante Bruselas. ”Resulta impensable aceptar que el Gobierno quisiera ocultar esta información al Parlamento alegando que podía perjudicar nuestro interés nacional”, declaró el portavoz laborista del Brexit Keir Starmer. ”Es obvio que este informe tenía que ser de dominio público”, añadió.

El informe legal, precedido de una carta de seis folios firmada por el fiscal general Geoffrey Cox, admite que existe el ”riesgo legal” de que la salvaguarda irlandesa pueda ”perdurar de manera indefinida”, mientras el Reino Unido se vería atrapado en ”prologadas y repetidas rondas de negociaciones” sobre su futura relación comercial con Bruselas.

”Este riesgo debe sopesarse contra el imperativo político y económico de ambas partes para llegar a un acuerdo que constituya una base política estable para la futura relación”, sostiene el informe. ”Esta es en cualquier caso una decisión política del Gobierno”.

La salvaguarda se activaría de hecho al final del período de transición del Brexit (diciembre del 2020) si antes no se ha firmado un nuevo acuerdo comercial o no se ha encontrado una alternativa que permita evitar la vuelta a la vieja frontera entre las dos Irlandas. Si se aplica el ‘backstop’, el Reino Unido permanecería en la unión aduanera e Irlanda del Norte seguiría ”una alineación regulatoria” con las normas del mercado único.

Según reconoció el propio Geoffrey Cox, el Reino Unido no podría poner fin unilateralmente a la ”salvaguarda” en cumplimiento con las leyes internacionales. Este hecho fue el que provocó la dimisión fulgurante del entonces ministro del Brexit Dominic Raab en la recta final de las negociaciones.

Los partidarios del Brexit duro, como el ex titular de Exteriores Boris Johnson, han usado el ”backstop” como arma arrojadiza contra Theresa May, alegando que Londres se convertirá en un ”estado vasallo” de la Unión Europea.

Más de un centenar de diputados ‘tories’ han anunciado de hecho su oposición al acuerdo por el controvertido mecanismo de ”salvaguarda”, rebautizado como ”la trampa irlandesa”.

La ‘premier’ Theresa May admitió durante el segundo día de debate del Brexit que comprende que exista ”preocupación” por el alcance de la ”salvaguarda”. May aseguró que el Gobierno buscará ”una solución aceptable”. Fuentes de Downing Street aseguraron a ‘The Independent’ que la ‘premier’ puede ofrecer al Parlamento la oportunidad de decidir cómo y cuándo se activa la ”salvaguarda” si fuera necesario, aunque no está claro cómo dar voz al Parlamento sin modificar el acuerdo firmado con Bruselas.

May sufrió en cualquier caso un segundo día de vapuleo parlamentario, tras las tres derrotas consecutivas sufridas por su Gobierno el martes, incluida la moción apadrinada por el ex fiscal general Dominic Grieve (partidario en su día de la permanencia) asegurando que el Parlamento pueda impulsar un ‘plan B’ para el Brexit si la ‘premier’ fracasa en su primer intento el 11-D.

El secretario de Comercio Internacional, Liam Fox, acusó entre tanto a los parlamentarios de ”intentar robar el Brexit” y de querer imponer la mayoría ”a favor de la permanencia” que pervive en la Cámara de los Comunes.

El Parlamento escocés, en una sesión paralela celebrada ayer, expresó su oposición tanto al acuerdo del Brexit que propone Theresa May como a la posibilidad de un ”no acuerdo” con Bruselas. Con los votos a favor de cuatro de las cinco fuerzas parlamentarias (el Partido Conservador votó en contra), el Parlamento de Holyrood aprobó una moción no vinculante -pero de alto valor simbólico- instando al Gobierno británico a buscar alternativas.

”Quedarnos en la UE es todavía una opción alcanzable”, recalcó Michael Russell, secretario para el Brexit del Gobierno escocés, que recalcó ”la colaboración única” entre las fuerzas políticas, similar a la que un día antes permitió la aprobación de una moción similar en la Asamblea de Gales.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.