La violación sexual como arma de guerra en el Congo

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En la región de los Grandes Lagos, la violación es una táctica de guerra muy común y efectiva, capaz de desbaratar pueblos y familias enteras.

La provincia de Kivu del Norte, en la República Democrática del Congo (RDC), es una de las áreas más afectadas por este fenómeno.

Para desestabilizar y mantener ciertas áreas bajo control, grupos armados integrados por congoleses y por hombres de países vecinos realizan violaciones masivas con total impunidad.

Antes de ser violada por unos paramilitares, Judithe Mugayo, de 57 años, tuvo que presenciar la muerte a golpe de machete de su esposo y de sus dos hijos. Desde entonces tiene severos trastornos de la memoria.

“No recuerdo cuándo sucedió”, explica llorando, “tal vez hace 10 años. Solo sé que era de noche y que mi pueblo fue atacado por los rebeldes Mai Mai”.

“Lloré desesperadamente -recuerda- y esos hombres me violaron por turnos, me golpearon. Todo mi cuerpo estaba cubierto por sangre y hematomas. Mi comunidad me rechazó porque había sido abusada por esas bestias”.

“Fui al pozo en el bosque para tomar un poco de agua -dice Mamy Kahambu Kitja, de 35 años, madre de tres niños- y encontré a varios hombres armados que hablaban ruandés. Se llevaron todo lo que tenía y me dijeron que podía elegir entre morir o ser violada”.

Mamy, con largas trenzas rubias, se considera muy afortunada. ¿Por qué? Porque a pesar de la vergüenza sufrida no fue expulsada de la comunidad.

“Cuando eres violada”, especifica, “estás marcada de por vida. Tu hombre se siente humillado, herido en el orgullo y te echa de casa. Todo el pueblo en el que vives te da la espalda, te considera una prostituta. Los más amables te llaman ´la violada´. Me considero afortunada, porque mi esposo entendió la situación y me mantuvo con él”.

Seis millones de muertos en 20 años de conflicto, genocidios silenciosos, alto al fuego nunca respetados, casi 140 grupos armados, masacres étnicas y saqueos, SIDA y niños soldados. La RDC es el teatro de lo que probablemente sea la mayor tragedia de la historia desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Una tierra no apta para hombres y mucho menos para mujeres en cuyos cuerpos se concentran las peores atrocidades.

La violación se infiltró como un virus en la RDC durante la Segunda Guerra del Congo. Fue a finales de los años 90 que comenzaron a registrarse los primeros casos de mujeres estupradas y torturadas.

Una barbarie introducida en la región de los Grandes Lagos como arma de guerra y utilizada indiscriminadamente tanto por los rebeldes como por los bandidos comunes, las milicias armadas y las tropas gubernamentales.

Según la ONU, solo en 2015 se registraron más de 15 mil casos de mujeres abusadas, lo que significa un caso de violencia cada media hora.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.